Buscar

UN VIAJE APASIONANTE



Últimamente no me siento muy llamada a escribir. Hace algunas semanas que mi blog parece estar un poco dormido y, sin embargo... ¡me siento tan viva estos días!


Es como si estuviera siendo invitada a enfocar toda mi atención en las experiencias más inmediatas, esas que mi mente siempre ha desdeñado. Me apasiona adentrarme, acompañada por mi respiración, en tareas aparentemente rutinarias, descubriendo la vida intensa que se encuentra en el corazón de cada gesto, de cada contacto, de cada encuentro, de cada paso... Sin necesidad de cambiar para nada mi experiencia cotidiana, sumergirme en cualquiera de sus aspectos, se está convirtiendo en una fuente de entusiasmo para mí.


Tanto es así, que cuando me preguntan si voy a viajar este verano, me doy cuenta de que no surge en mí, como otras veces, ningún impulso que me motive tanto como este viaje constante al que la vida me va conduciendo.


Tengo ganas de compartirlo, de gritarlo... la sensación de vitalidad que buscamos a veces en hacer cosas "extraordinarias" se nos está ofreciendo constantemente sin tenernos que desplazar a ningún sitio ni hacer ningún esfuerzo por encontrar algo especial que nos satisfaga. Basta, simplemente, decidirnos a saltar al aparente vacío que imaginamos si aceptamos la simplicidad del presente.


Porque si lo miramos bien, lo que más nos asusta no es aquello que creemos tan difícil, sino la total aceptación de la vida aquí, en este instante. En este gesto, esta espiración, estos sonidos, esta emoción... no sabemos descansar. Nos asusta tanto su aparente "nada" que en seguida queremos escaparnos, cambiar lo que sucede, arreglarlo... Nos asusta porque si no hacemos algo, parece que desaparecemos. Y sí, morimos como hacedores, como ese "alguien" que se conoce intentando que las cosas sean de otra manera.

Sin embargo, cuando realmente aceptamos ese salto en el vacío, esa desaparición del personaje que se yergue sobre la vida para manipularla... ella, la vida se revela en su intensa vitalidad despertándonos del doloroso sueño de la búsqueda de otra cosa mejor.


Es aquí, amigos. Ahora mismo estamos siendo llamados a experimentar el verdadero poder de sumergirnos de todo corazón en lo que la mente llama "ordinario". Estamos llamados a ser como niños. Sin conceptos, sin historias... ¡todo es tan inocente, tan vivo!

¿Nos adentramos?


314 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo