una sesión conmigo

No puedo arreglarte.

No estás aquí para eso, no lo necesitas.

 Ni siquiera para arreglar eso que llamas “tu vida”.

Puede que ahora mismo lo creas, como yo lo creí mucho tiempo.

Me dediqué durante años a intentar arreglar las vidas de las personas y la mía propia,

tratando de eludir así una antigua sensación de insuficiencia.

Tengo una buena noticia para ti:

tu vida no necesita arreglo.

Sólo ser reconocida en su amplitud y profundamente amada.

Te invito a descubrirte.

Lo que llamamos problemas, esos que te traen por aquí,

son sólo la puerta que se está entreabriendo

hacia esa Gran Vida que tú eres.

Aprendemos a mirarlos con comprensión desde un lugar muy sereno.

Es esa mirada la que nos sitúa más allá del problema,

  en el corazón de lo que somos.

Esa nueva perspectiva nos capacita para sentir y abrazarlo todo.

Desde ahí, los llamados problemas se resuelven por sí mismos

y cada cosa encuentra su lugar.

Por una simple razón:

tú estás en el tuyo.

Sesiones en mi consulta

La sesión que compartimos es un espacio de consciencia en el que miramos juntos desde una perspectiva más profunda. Es un espacio de descanso en el que te permites ser quien eres y abrazar todo en ti.Cualquier situación que te preocupa en este momento es la puerta hacia una comprensión más completa de tu vida. Te acompaño a descubrir el poder y la creatividad que surgen de conectar contigo en profundidad.

Sesiones SKYPE

Nuestro encuentro tiene lugar en el espacio más profundo de la consciencia que nos une. La pantalla o el lugar físico en el que sucede son sólo un apoyo para ello. Por eso, al contrario de lo que creía al principio, una sesión on-line puede ser tan intensa y reveladora como una en la que vienes a mi consulta. Lo verdaderamente importante es la vida que ponemos, nuestra implicación sincera.