top of page
Buscar

ESO QUE LLAMAN "AMOR PROPIO"




Nunca me ha gustado este término, "amor propio". No sabía muy bien por qué... y ya lo voy comprendiendo.


En realidad, es muy simple: el AMOR no tiene nada de "propio". El AMOR no entiende de especificidades. No se administra, como pretende la mente condicionada, entre el amor a otros y el amor a mí (el "propio"). Ese tipo de mente, separada de la vida, es personal. Surge justamente de la creencia en la separación y, por tanto, no puede comprender el AMOR. Intenta, eso sí, pronunciarse, buscarlo afanosamente, controlarlo, provocarlo... Lo asocia con bonitos sentimientos que nos permiten sentirnos conectados con otros, ya que su experiencia básica es siempre la desconexión. También entiende el amor como la suma de actos benévolos que hacemos por otros, intentando complacerlos para conseguir mantener ese vínculo precario o para evitar sentirnos culpables o egoístas...


Para mí fue muy importante, como suelo expresar y compartir, descubrir la posibilidad de ofrecer amor al espacio de mi mundo interior, que había quedado abandonado por muchos años. Empeñada en conseguir ser una "persona amorosa", forjándome un personaje espiritual y abnegado, había dejado totalmente desatendida y olvidada mi vulnerabilidad, mi humanidad. Y fue muy liberador traer mi atención a estas áreas olvidadas que, al ser inundadas de consciencia, me permitieron reconciliarme con la totalidad de mi expresión humana, invitándome a no despreciar ningún aspecto de la Vida en mí. Superar esta escisión que se había producido (pretender amar a otras personas habiendo despreciado la humanidad en mí) me unificó y me aportó una gran paz. Lo más hermoso es que, de modo natural, empecé a sentir un amor muy auténtico y puro por los seres humanos, por la vida en todas sus expresiones. No fue un amor que me cerró , parapetándome en mi mundo interior para priorizarlo sobre las vidas de otros.


Con frecuencia he compartido sobre la importancia de comprender el mensaje de "Ama al prójimo como a ti mismo", que suele quedar tergiversado cuando la mente personal lo codifica como "primero yo y tú después". No, el AMOR no prioriza ningún yo, ni el tuyo ni el mío. No entiende de "yoes" personales. Eso es una fabricación de la mente separada que, en su distorsionada percepción, pretende así poder amar.


Todo esto tiene sentido en una primera fase. Y lo podemos comprender bien: cuando, identificados con un pequeño yo separado, hemos intentado validarnos y buscar reconocimiento a través de ese supuesto amor servicial y sacrificado, nos agotamos porque la negación ha sido muy grande. Al descubrir ese abandono al nos hemos sometido, necesitamos compensarlo dedicándonos a explorar nuestra vida inmediata, nuestro hogar interior, el que nos ha sido otorgado para hacerlo florecer y desplegarse en todo su potencial. Necesitamos amarlo todo en nosotros, honrar lo que habíamos despreciado, regar con nuestra presencia todo lo que había quedado en el olvido y la negación, iluminar todas las sombras, retirar todos los juicios con los que nos habíamos castigado y recuperar la inocencia que siempre estuvo aquí.


Pero esto no convierte al amor en algo "propio", subrayando así la existencia de un yo separado que necesita ahora toda nuestra energía, aislándonos y separándonos de la totalidad. Si nos amamos de verdad es imposible que ese amor nos cierre y nos haga egoístas, aunque pudiera parecerlo a los ojos del ego espiritual y abnegado. Precisamente porque no es algo "propio", pues su naturaleza es la expansión, la inclusión de todo en su abrazo.


El amor simplemente ama. No se salta nada, todo lo abraza en su radiación, sin distinciones entre yo y tú, mío o tuyo. Es la mente condicionada la que, al creerse separada, se proyectó en los otros, saltándose su mundo interior e intentando recibir de otros con esfuerzo lo que ella no supo darse. Superar esta escisión tan dolorosa supone ahora venir y mirar por casa, experimentar, abrazar, intimar y dejar que entonces, de modo natural, el Amor se extienda sin límites. Esa es nuestra verdadera felicidad, la realización de lo que somos.

242 visualizaciones2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page