Testimonios de participantes en los retiros

Para mí ha sido una experiencia de crecimiento en todos los sentidos. Me ha enseñado a frenar, respirar y saber escucharme desde el interior. He aprendido a amar y disfrutar el silencio, a observar y ver bien lo que realmente hay en nuestro alrededor. Me ha enseñado a apreciar aún más la belleza de la naturaleza, tan pura y desinteresada, la luz del amanecer, los primeros rayos del sol, los baños de luz, la inmensidad de estrellas en la noche, el aire… he aprendido a ver a través de los ojos de mis compañeros, tan bellos y generosos. Para mí, con el corazón, una de las experiencias más bonitas que he vivido. Gracias a todos y cada uno de vosotros por haberlo hecho posible. Gracias Dora por tus palabras que aún resuenan en mi cabeza, por tu dulzura, cariño y dedicación; gracias Ángel por lo que me hiciste sentir con tu música, que ya forma parte de la banda sonora de una etapa de mi vida, y a José Manuel por enseñarnos una nueva práctica, que me encanta y ayuda a quitar mis bloqueos. Habéis sido un regalo que ha llegado en el momento que más lo necesitaba. Realmente es difícil poderlo expresar bien con palabras... ¡solo puedo daros gracias, gracias y gracias!

Sandra R. A.

Para mí, esta experiencia ha sido encontrar esa paz y el silencio que tanto anhelaba. Te abre los ojos hacia una realidad que siempre ha estado ahi pero que no sabes ver. Comprendes que todos somos uno, que todos somos amor mas alla de los ojos del perjuicio, somos seres de luz con una capacidad de amar infinita.
Gracias a Dora, Jose Manuel y Angel, con sus manos celestiales; esta experiencia ha sido un regalo que no podría haber venido en mejor momento para mí. Nos amo a todos y cada uno de nosotros.
GRACIAS GRACIAS GRACIAS ❤️

Isa N. M.

Paz, alegría, emoción y mucho aprendizaje, sería el resumen de lo vivenciado en estos días de retiro. Siento gratitud por cada uno de los que habéis sido partícipes en este retiro, os abrazo desde el corazón.
Dora, José Manuel y Angel, sois esos regalos de la vida, que te empujan a querer crecer como ser humano, esa luz que te muestra cómo es el camino cuando decides recorrerlo desde esa maravillosa energía que late en nuestro interior. Esa energía es la que siento que se desata, se libera, para darse en estos espacios de retiro. Gracias infinitas.

Lola G. G.

Gracias a todos por mostraros como sois realmente, el amor manifestándose en esos cuerpos, gracias José Manuel y Angel por acompañar y apoyar a Dora en el proceso del retiro y gracias Dora por ser el lazo de unión de todos, desde este corazón que es el vuestro os deseo que vuestra mente esté siempre serena para ver vosotros mismo la luz que sois.

 

Juan Miguel P. P.

A mi estos días de retiro, haciendo las prácticas propuestas por Dora, me han facilitado volver a acercarme a un estado de serenidad y paz que he conocido en otros momentos, que anhelaba y al que me costaba volver. 
También ha sido todo un descubrimiento la experiencia con la comida, para mi, normalmente, es un trámite con el que tengo que cumplir. En estos días se nos ha mostrado como "vivir el comer", y todos los matices que nos perdemos al hacerlo rápido, sin las pausas que requiere una buena masticación, siendo consciente de lo que estamos haciendo cuando comemos. Desde luego que un retiro así es muy recomendable, un cambio de perspectiva, un mundo por descubrir. Gracias Dora, José Manuel y Angel.

Rosa A. S.

Con la vida cotidiana nos alejamos de nuestro centro y nos desconectamos de nuestra esencia. En este retiro todas las vivencias son una invitación a volver a nosotros mismos, a retomar nuestro espacio interior: no hay mejor regalo. En la danza de la vida, habrá personas que nos acompañen una parte o buena parte del camino, pero nuestra esencia nos acompaña siempre, en un eterno presente. Gracias por todo a todos. 

 

Carmen G. M.

Este retiro es una semilla plantada de la que, si queremos, podemos llenar un jardín, un prado o una vida entera.

Me llevo algo importantísimo para mi, el recordar como estar sin más en el vacío, y en lugar de querer llenarlo a toda costa, dejarme fluir y sentir cómo desde ahí se hace la Magia, sintiendo como la abundancia y el amor universal llegan por sí solos. Maravilloso!!! 

Tú guía, tu acompañamiento, tus sabias palabras y con ellas el lugar donde me has ayudado a colocarme, los abrazos, las miradas, la danza y los besos al suelo con los pies. Maravilloso también!! ❤️ 

El contacto físico consciente con la naturaleza y dejarnos ser con personas me han invitado a fluir y a dar más de lo que creía. Sobre todo con otras personas como nunca antes lo había hecho, abrazar y mirar a los ojos, sin autoexigencia ni juicio hacia mi misma, tratándome con amor y sintiendo conexión verdadera en cada mirada y cada contacto físico.
Me dejé abrazar por la vida. 

No hay palabras para agradecer la Magia que eres capaz de crear! Eres puro amor, Pura vida como tú dices!!! Infinitas gracias a la vida por haberme llevado hasta ti.

Carmen U. C.

La vida manifestándose en cada uno de nosotros ha realizado este encuentro mediante tu ser y los demás seres que en ese lugar nos hemos encontrado, donde se ha manifestado lo que somos: puro amor, sin la intervención del pequeño yo.
Danzar con la vida es el retiro. Abrir los brazos y retornar a casa donde de forma natural surge aquello que siempre ha estado, está y estará siempre, nuestra presencia.
Gracias infinitas por facilitar este encuentro, donde nos hemos encontrado y hemos compartido nuestra verdadera naturaleza.

Juan P. P.

Este retiro me ha ayudado a volver a conectar con la vida. He experimentado momentos maravillosos, de una intensidad amorosa indescriptibles. No puedo dejar de dar las gracias por sentirme bendecida. Gracias Dora, eres divina (literalmente). Estar contigo es sentir estar cerca de Dios. Gracias por hacer tanto bien, por dedicar tu vida a esta entrega amorosa en favor de los demás.

Lola G. G.