Próximas actividades

ENCUENTROS DESDE EL SER

Desde que apareció mi libro “Del hacer al ser”, veo surgir entre las personas que lo están leyendo un anhelo de profundizar, integrar y traer a la vida cotidiana lo que vamos comprendiendo. Para eso fue escrito, para ser vivido.


Como respuesta a ese deseo, surgen ahora una serie de encuentros sobre los distintos temas que se abordan en el libro. Son encuentros también abiertos para aquéllos que, aunque no lo estén leyendo, sintonicen con su contenido y quieran acercarse a él.

 

Además de compartir hablando sobre el tema que nos ocupe, tendremos espacios meditativos para contemplar interiormente y sentir en profundidad. Nos acompañará Ángel, con su piano, permitiéndonos ahondar con su música allí donde las palabras no llegan.


Gracias por reservar con antelación vuestra plaza cuando se convoque un encuentro. Podéis hacerlo por correo electrónico, por teléfono.

Primera sesión:
LA LUZ DEL AHORA: LA DECISIÓN DE VIVIR ESTE INSTANTE TAL Y COMO ES

Vivir en el presente es lo que siempre está sucediendo, no tenemos que conseguirlo.
Sin embargo, al identificarnos con nuestros pensamientos,

nos separamos de la vida que está aquí

y sufrimos contándonos historias sobre ella que creemos a pies juntillas.

Corremos en la línea horizontal de la existencia

buscando algo que siempre viene después

y dejamos de sentirnos sostenidos por ella.


Por ello, lo único que necesitamos es reconectar con la vida presente,

tomando la decisión de vivir realmente cada instante.

Esta decisión es la llave de la felicidad.

Y podemos aprender a mantenerla consistentemente.


Acerquémonos juntos a retomar esa conexión.

Fundámonos con la luz del Ahora,

la consciencia amable y amorosa en la que constantemente somos sostenidos.

Comprendamos y exploremos una nueva perspectiva

y descubramos el regalo más valioso: el instante presente,

la oportunidad de renacer momento a momento.

Segunda sesión:
TUS RELACIONES: LA VÍA DIRECTA HACIA TI

 

Nuestras relaciones, cuando las vivimos desde la percepción limitada del “pequeño yo”, suelen ser una fuente de sufrimiento y decepción, acompañadas con frecuencia de una intensa búsqueda esperanzada, de un trabajoso “hacer”, al que nos hemos habituado. Nos esforzamos tanto para conseguirlas como para mantenerlas y nos decepcionamos al constatar que no llenan nuestras expectativas.

El resultado es el cansancio y el temor de otras experiencias que nos dejen siempre en el mismo lugar. Nos sentimos, sobre todo, desconectados de nuestra fuente de amor, que hemos creído que se encontraba fuera de nosotros, al ubicarla en una relación.

Quizás nos preguntemos: ¿Puede haber otra manera? Si las relaciones no nos  ofrecen la compleción que buscábamos, ¿para qué son entonces?

Sí, hay otra manera. Todo puede ser contemplado desde una nueva perspectiva: la consciencia que somos. Desde ahí, cada ser humano con el que convivimos, aunque sea por un momento, nos ofrece un regalo: recordar nuestra naturaleza inocente y amplia, nuestro verdadero ser.