Buscar

VIVIR EN LA ABUNDANCIA



Toda esa locura que nos hemos creído sobre una abundancia a conseguir en el futuro es un modo más de mantenernos distraídos de la verdadera plenitud que siempre hemos sido y que nunca nos ha abandonado.


Toda esa locura mantiene nuestro enfoque en el mundo de las cosas haciéndonos creer que la abundancia consiste en conseguirlas en una mayor cantidad o con más facilidad.


Sentirnos abundantes es nuestro estado natural cuando no andamos confundiéndonos con las pequeñeces que surcan el amplio espacio del ser. El enfoque en el mundo de las cosas, que surge cuando nos "cosificamos" es lo que genera esa extraña sensación de carencia que tanto nos contrae y nos hace sufrir. No es natural creernos entidades separadas de la totalidad ni tener que buscar compulsivamente nuestra compleción olvidada en el mundo de los objetos.


Sólo cuando nos reconocemos en la amplitud de nuestro ser nos sentimos en el Hogar, amados, atendidos y plenos. Nuestra mirada se abre a la inmensidad de lo real, donde la carencia es imposible y donde, desde siempre y ahora mismo, estamos invitados a descansar.

Aquiétate, deja de intentar llegar a otro sitio. Déjate mecer por tu aliento y reposar en la hermosa y abundante simplicidad de existir en brazos de la vida, que es tu ser.




Si te interesa este tema, quizás te inspire este libro:

LA ABUNDANCIA ESTÁ SERVIDA


222 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

¿Y SI...?