top of page
Buscar

TODO ESTÁ EMPAPADO DE DIOS






Hoy me atrevo a expresarme como realmente siento. Si a alguien le perturba la palabra "Dios" como a mí me perturbó, lo siento. Es sólo una palabra que mis entrañas aman y a la que no le dan el significado que usualmente se le atribuye en el ámbito de la religión, ese que a mí me irritaba.


Dios es VIDA, la pura CONCIENCIA espaciosa e ilimitada que es nuestra esencia y también el AMOR que late en nuestro corazón y que no se separa de ni una sola partícula del universo. Ese Dios que anima mi existencia momento a momento y penetra de su aliento cada paso que doy es mi verdadero Ser y lo impregna todo, lo penetra todo, es uno con todo... Somos Él.


Pues bien, hoy muy tempranito, como cada mañana caminaba hacia el mar donde normalmente contemplo el amanecer, estiro mi cuerpo y me baño... Y para llegar allí caminando he de pasar por calles que mi mente solía considerar "anodinas" y cruzar una autovía bastante ruidosa a través de un puente que durante mucho tiempo odiaba, deseosa de lugares idílicos y silenciosos. Hace ya tiempo que me reconcilié con todo eso e, incluso, ahora amo esos pasajes y los agradezco cada día con cariño y los disfruto paso a paso.


Hoy, como decía, caminaba hacia el mar por el puente sobre la autovía y tuve que detenerme, conmovida ante el espectáculo de la luz que lo envolvía todo. Hice esta foto que aquí dejo y, mientras la hacía, me daba cuenta de cómo la mente privilegia siempre lo que considera "hermoso" e "inspirador" desechando, recortando o eludiendo lo que juzga como "no bello". En otro momento hubiera enfocado sólo sobre el cielo, obviando el paso de los coches sobre la autovía, las casas... Hoy me parecían tan hermosos... era Dios empapándolo todo, bendiciéndolo todo con la luz de la mañana. La Vida no se salta nada, no recorta nada, no deja nada aparte, nada es inapropiado ni desechable. Todo es amado y envuelto en su radiación constante.


Más tarde, contemplando el sol alzarse sobre el horizonte en la playa, hice también esta foto que os dejo, muy bella también, como tantas otras que he hecho y compartido de esos momentos del amanecer. Hoy, sin embargo, no había predilección. Sólo momentos diferentes que me enseñaban la verdadera y gran lección del Corazón que nos une y en el que no hay exclusión.



353 visualizaciones4 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page