Buscar

MI PRIMER AMOR



Cuando te creía superada, trascendida y olvidada,

apareces de nuevo, pequeña niña hambrienta,

buscadora de atención, de alimento, de ternura... necesitada de Amor.

Pensé haberte dejado atrás, empinándome sobre tus recuerdos,

mostrándome invulnerable, plena...

Sin embargo, una vez más,

cuando más me alzo para olvidarte, me vienes a visitar.

Eres mi primera invitada cuando me quiero alzar.

Bendita seas, por surgir sin falta a recordarme

mi hermosa humanidad.

Bienvenida al reino que, sin ti, quería fundar.

No eres mi enemiga, como mi mente me quiere mostrar;

no eres mi obstáculo para avanzar.

¿Hacia dónde avanzaría sin ti?

No tengo que superarte, trascenderte, resolverte ni sublimarte.

No me impides nada ni me llevas hacia atrás.

Sólo buscas alimento, el verdadero,

y ese alimento soy yo.

Ven aquí, pequeña buscadora,

déjame estrecharte en mi corazón.

Húndete en la calidez de mi pecho,

quiero saciarte de amor,

de ese que andabas buscando bajo tantas formas y nunca te llenó.

Ningún ser humano, ninguna situación, ninguna circunstancia puede darte esto.

Sólo Yo.

Yo soy el alimento que colma todos los huecos,

la esencia nutritiva que fluye desde el centro del Corazón.

Gracias a ti me reconozco,

soy Eso,

la abundancia ilimitada que rebosa en el silencio.

Quédate conmigo,

sé saturada de Dios.




264 vistas